Gigantes en la Biblia. El prototipo del Genesis Bíblico.

Home / Historias / Gigantes en la Biblia. El prototipo del Genesis Bíblico.
Spread the love

Gigantes en la Biblia. Tiene precursor el Genesis Bíblico?

Al leer el libro de Genesis de la Biblia, mucha gente ha percibido la sensación de estar en una Montaña Rusa. ¿Nunca te ha pasado? En realidad, parece haber sido escrito a la disparada. Párrafos que no concuerdan con el párrafo anterior o que parecen ser comentarios marginales aparecidos de la nada. Lo que mas me llama la atención es que Dios a veces habla en plural. Por ejemplo, cuando Dios exclama: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;..” (Génesis 1:26). ¿A quien le habla? ¿Quienes están con Dios para que el hable en plural?

En un párrafo casi desvinculado leemos de un personaje llamado Enoc y en otro que Ángeles bajaron desde el cielo y engendraron gigantes con las mujeres de la tierra. Ninguna explicación, solo menciones, como si comenzaran a contarte, pero decidieron callar.

Siendo el libro más leído en la historia de la humanidad, muchos eruditos han estudiado este libro de un punto de vista u otro. Lamentablemente, cuando a ítems religiosos se trata, muchas veces la imparcialidad  sufre. Por eso tratare aquí de delinear y acercar una vista imparcial de muchos estudios sobre una línea de tiempo.

En el mundo occidental, reconocemos a la civilización Sumeria como la primera en su tipo y ejemplo para todas nuestras posteriores civilizaciones. Para mantenernos en perspectiva, recordemos que el apogeo sumerio esta datado tradicionalmente entre 3500 AEC* al 2300 AEC, el Acadio, principalmente mantenido por los Asirios, entre 2900 AEC y 1800 AEC. Finalmente, la ciudad de Babilonia tomo control de la región mesopotámica y fundo su propio imperio entre 1890 AEC hasta alrededor de los 1600 AEC. Nótese que hice referencia a las fechas tradicionales u ortodoxas. Hoy día se sospecha que los Sumerios comenzaron su civilización mucho antes.

*AEC – Antes de la Era Común – Nueva denominación correspondiente al empleo de la expresión “AC” (Antes de Cristo)

La creación Sumeria y Mesopotamia

Los Sumerios no tenían dioses, sino seres extraordinarios que convivían con ellos, los ANUNNA (en Sumerio, “los que del cielo bajaron”, o “Anunnaki” en Acadio). Que hoy los llamamos “Dioses” es un concepto erróneo dado que la primera referencia a ellos que encontramos fue en la civilización Babilónica, datando de 1200 años mas tarde a la Sumeria. Babilonia era politeísta, con grandes tendencias monoteístas. El Anunnaki Marduk, hijo del gran Enki (EA en sumerio), era tan importante y todopoderoso en Babilonia que es un buen precursor del monoteísmo, aun viviendo entre ellos.

 

foto de annunaki y los gigantes biblicos

Dos Anunnaki (alados) y dos humanos (al centro) trabajando en el Árbol de la Vida. Sobre este ultimo es un disco alado, tripulado, que muchos piensan que significa su planeta de origen o nave nodriza. Norte de Iraq.

Para empezar, debemos recordar que la única referencia física de los Annunaki reportada por los sumerios fue su gran altura. Eso es algo muy notable en el arte mesopotámico de aquellas eras.

Sabemos de la historia de la creación sumeria a través de varios conjuntos de tabletas cuneiforme encontradas en los siglos 19 y 20.  El ENÛMA ELISH (“Cuando en los cielos…” o “Cuando en lo alto…” de acuerdo con las primeras palabras del poético cantar) y la EPOPEYA DE GILGAMESH.

Aunque estos fueron encontrados en cuneiforme del periodo Babilónico, las mismas tabletas acusan ser obtenidas de fuentes mucho más viejas, la Sumeria.

En ellas leemos todo lo que esta en el Genesis bíblico con mucho mas detalle, comenzando con la descripción del sistema solar, transformación de Tiamat (el planeta Tierra – interpretación de Sacarías Sichin), la creación del hombre (ADAPA o ADAMU, depende del cuneiforme en la historia “Adapa y el Diluvio de Vida”. Nótese que ADAMA es tomado como plural, representando a “los hombres”).

Leemos como el ADAMU fue construido genéticamente a partir de otra especie nativa a la Tierra (¿tal vez el Homo-Erectus?), para servirles y “alivianar el esfuerzo” de extracción mineral. Es basado en una propuesta de ENKI, para prevenir una revuelta de sus trabajadores en la Tierra, los IJIJI. Aceptando la ayuda de NINHURSAG, su hermana, consorte y jefa de científicos Anunnaki, Enki propone algo muy parecido al bíblico discurso de Dios en Genesis 1:26, que se traduce:

Hagamos un LULU (trabajador primitivo);
él se hará cargo del servicio de los dioses, <-version babilónica
para que ellos puedan estar cómodos..” 

Aprendemos que el proceso fue largo y parecen haber pasado por el mismo proceso que estamos pasando con la experimentación del ADN, la manipulación, la clonación y la fusión (fusionando genomas de distintas especies).  Secundariamente, los Sumerios nos informan que hubo muchos intentos fallidos y que muchas especies creadas no dieron el resultado esperado. Sin embargo, el ADAMU fue el resultado final que esperaban, ya que poseía la destreza para manejar sus herramientas, procrearse, pensar creativamente y hasta “cantar” como ellos.

foto de anunnaki ninti creando al adamu

Ninhursag, jefa cientifica de los Anunnaki creando al Adamu. Notense las probetas en la pared.

Curiosamente, Homo Sapiens Sapiens (nuestro genero), tiene un par de genes menos que nuestros supuestos antecesores homínidos. No tiene precedentes de que la evolución se deshaga de un par de cromosomas. Ademas, según la Epopeya de Gilgamesh, el Adamu fue creado en EDEN, que en sumerio significa “terreno plano”, entre los ríos Tigris y Eufrates, que es también la misma locación del famoso jardín Bíblico.

El diluvio y el personaje de Noé

Aparte de muchos paralelos con la historia en el Genesis, uno de los más impresionantes es la historia del Diluvio.  Vemos el Noé bíblico haciendo exactamente lo mismo y pasando por las mismas vicisitudes, pero son las deidades quienes parecen tener otro contexto.

Noé toma varios nombres:

  • En sumerio:                       ZIUZUDRA
  • En acadio:                          ATRAHASIS
  • En acadio babilónico:     UTNAPISHTIM
  • En hebreo:                         NOAJ
  • En español:                        NOÉ

Sin tomar el tiempo de comparar las historias, vaya mencionar que el bíblico Noé lleva en su barca a los animales del mundo en pareja. Ziuzudra lleva a las “…semillas de los animales”, ya sea ADN o embriones, en la suya.

Noé/Ziuzudra/Utnaphistim es el descendiente directo de Enoc (Enoch, Enoq o Henoc), “el séptimo después de Adán” como lo menciona Moisés, quien lo consideraba uno de los patriarcas originales. El Genesis dice que Enoc es el padre de Matusalén, quien es padre de Lamec, el padre de Noé. La Torá judía agrega además otras 4 personas en la descendencia directa entre Enoch y Matusalén (Kenaan, Mahaladel, Yared y Janoi).

El misterioso libro de Enoc

Ahora, el Libro de Enoc era extremadamente popular en los tiempos antes del cristianismo y aun en los primeros 300 años de la cristiandad, pero en la Biblia de hoy solo se le menciona 2 veces. De hecho, perdimos todo rastro del Libro de Enoc hasta reencontrarlo preservado en la Iglesia Ortodoxa Etíope en 1773. Mas tarde encontramos capítulos de este libro entre los manuscritos del Mar Muerto en el Cumrán en 1947. Otras copias antiguas se han encontrado desde entonces en griego antiguo.

Sin embargo, el libro de Enoc no fue aceptado por los 2 concilios ecuménicos de Nicea (325 y 787 de la era corriente, respectivamente), para su inclusión en la Biblia cristiana. Los libros de Enoc eran demasiado polémicos, demasiado detallados para los cristianos del imperio romano. En verdad, el Libro de Enoc es una historia explicada con muchos paralelos a las historias sumerias y acadias. Esto era una distracción para un libro que debería enfocarse a un solo Dios.

Enoc cuenta de los “Vigilantes”, los “Guardianes”, quienes le dieron un tour de sus dominios. A estos Enoc les nombra por su nombre y les llama “Ángeles” e “hijos de Elohim” (Ben-Elohim).

A través de las edades hemos interpretado esto como “hijos de Dios”, tomando Elohim como uno de los nombres hebreos de Dios, pero en verdad la terminación -IM denota plural. O sea que deberíamos traducirlo como “hijos de los dioses”. El mismo Moisés aplicó la palabra Elohim a diversas deidades, incluyendo a Yahwéh entre ellas.

“Ahora reconozco que Yahvéh es más grande que todos los Elohim (deidades).” “Quien ofrezca sacrificios a los Elohim -excepción de sólo Yahvéh- será anatema” (Exodo 18:11 y 22:19,20).

Estos son los instructores de la humanidad. 200 de estos Ángeles bajaron del cielo, se enamoraron de las mujeres humanas y engendraron hijos. Estos híbridos llamados Nefelim o Nephilim, eran gigantes y con su tamaño y violencia fueron personas de renombre entre los humanos. Por instruir a la humanidad y por mezclarse con las mujeres, causaron la ira de Dios, cosa que ocasiono el diluvio. Estos son los llamados “Ángeles Caídos”.

“HABÍA GIGANTES EN LA TIERRA EN AQUELLOS DÍAS, Y TAMBIÉN DESPUÉS que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos. Estos fueron los valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre” (Génesis 6:4)

En paralelo, los Sumerios y Acadios dicen que 200 AGIGI o IJIJI, que aun no sabemos quienes son, pero resultan ser un gremio trabajador sirviente a los Anunnaki, bajaron del 6to Planeta (Marte) a la Tierra y engendraron híbridos gigantes con las mujeres humanas.

detalle de la estela de aram sin

Detalle de la estela de Aram-Sin de Acadia, nieto de Sargon I. Nótese el tamaño de Aram-Sin, que aquí se muestra como parte Anunnaki (a juzgar por el casco con 1 set de cuernos).


Los gigantes en la Biblia y en la historia

Tal vez se hayan percatado que la búsqueda de restos gigantes está de nuevo en apogeo. Esto es porque aparte de vivir en las historias y leyendas de toda la humanidad, se han reportado muchos encuentros con restos gigantes que siempre terminan desapareciendo misteriosamente.

No me sorprende el paralelismo entre las historias de estas diferentes culturas. Solo hay que recordar un poco de historia. Un hecho bastante ignorado, aunque mencionado en la biblia es que el gran patriarca Abraham, padre fundador de los pueblos Judíos y Árabes, vino de UR, una ciudad sumeria importante. Ahí puede estar uno de los orígenes de historias paralelas y de gigantes en la Biblia.

Cuenta también la tradición que Moisés trajo a los hebreos desde Egipto, aunque el mismo nunca se asentó en Canaán. En camino a la tierra prometida, el pueblo debió detenerse y mandar espías para reconocer los alrededores. Estos reportaron a Moisés y Aron

“diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y éste es el fruto de ella. Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac… y todo el pueblo que vimos en medio de ella son hombres de grande estatura. También vimos allí gigantes, hijos de Anac, raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así les parecíamos a ellos” (Números 13:27, 28, 32, 33)

Mas tarde el rey David tiene guerras con los Filisteos, quien tiene numerosos intercambios en el campo de batalla con gigantes. Tal vez la mayor concentración de gigantes en la Biblia se encuentre en la historia del Rey David. Y por supuesto ahí tenemos al gigante mas famoso de todos, Goliat, el menor y más chico de 4 hermanos.

“Volvió a levantarse guerra contra los filisteos; y Elhanán hijo de Jair mató a Lahmi, hermano de Goliat geteo, el asta de cuya lanza era como un rodillo de telar.” (1 Crónicas 20:5)

Hasta la tradición de los nativos de las praderas norteamericanas contienen gigantes que hacían la guerra contra ellos. La presencia de gigantes parece haber quedado impreso en nuestro ADN, a juzgar por las historias de niños donde los gigantes siempre son la personificación del mal.

Finalmente, los hebreos se asientan y tras la muerte de Salomón, se dividen en dos reinos, El reino de Israel con capital en Samaria y el de Judá, cuya capital era Jerusalén. En 720 ac, Pecaj, el rey de Israel intenta revelarse contra los Asirios y Sargón II de Asiria terminó con el reino israelita. Pero más significante fue la destrucción del Reino de Judá por Nabucodonosor II en el 587 ac, quien cansado que los reyes judíos se negaran a pagar tributo, arrasó con Jerusalén y se llevó a la elite judía a Babilonia (II Reyes 25:1-9).

Cabe destacar que el pueblo judío ingreso a Babilonia sin un récord de su religión. Sin embargo, cuando fueron liberados por el Rey Persa Ciro El Grande en el 539 ac, quienes regresaron lo hicieron con el Torá entre sus brazos. Este contiene la ley y el patrimonio identitario del pueblo israelita, constituyendo la base y el fundamento del judaísmo.

Curiosamente, el mismo nacimiento de Moisés es una copia exacta del nacimiento de Sargón de Acad, escrito 1700 años antes del episodio judío-babilónico. Sargón el Grande fue un personaje histórico que no solo aparece en la lista de Reyes Acadios, sino que fue el primer rey en fundar un imperio propiamente dicho.

Encontramos en el texto de Sargón:

busto de Sargon I el grande

Busto con la mascara de bronce de Sargon I. Museo Nacional de Iraq.

“Mi madre fue una gran sacerdotisa, a mi padre no lo conocí. Los hermanos de mi padre amaban las colinas. Mi ciudad es Azupiranu, que está situada a orillas del Éufrates. Mi madre me concibió, en secreto, ella me llevaba. Ella me dejó en una cesta de junco, sellada con pez sello la tapa. Ella me llevó al río que pasó sobre mí. El río me llevaba y me llevó a Akki, el aguador. Akki, el aguador, me tomó como su hijo y se ha criado conmigo. Akki, el aguador, me designó como su jardinero. Aunque yo era un jardinero, Ishtar me concedió su amor, y para cuatro y [… ¿cincuenta?] años he ejercido monarquía.”.

 

¿No es entonces totalmente posible y natural que el pueblo judío haya encontrado en sus 50 años de servicio en Babilonia, los fundamentos e historias faltantes para su religión?

 

REFERENCIAS:

  1. Referencias bíblicas, versiones Biblia Reina Valera 1960 (RVR1960) y Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH): Génesis 6:4, 14. 26; Exodo 18:11 y 22:19,20; Números 13:27, 22, 23, 28, 32, 33; Josué 11, 14, 15, 21-2; Jueces, 10, 20; II Reyes 25:1-9; I Crónicas 20:5; Isaías 13-14-26
  2. Michael Howard (2009) – Editorial-Streicher – Enoch and the Watchers – Biblioteca Pleyades
  3. Zecharia Sichin (1973) – El 12° Planeta – El primer libro de “Crónicas de la Tierra” – Ediciones Obelisco (1976)
  4. Publicaciones Menorah (2004) – Los Significados del Título Elohim – Versión para Web 2004
  5. Luis Astey – Universidad Autonoma de Mexico UNAM (1989) – Enûma Elish, (traducción)
  6. Federico Lara Peinado (2008) – Enûma Elish. Poema babilónico de creación. Edición y traducción
  7. Ebeling, E. & Meissner, B. (1997) Meek – Mythologie: Reallexikon Der Assyriologie. Berlin (p. 123)
  8. Reiter, K. (1997) – Orient: Alter Orient und Alter Testament (Unter besonderer Berücksichtigung altbabylonischer Quellen). Ugarit-Verlag (p. 11)
  9. Antonio Regalado (2016). – Plan to Fabricate a Genome Raises Questions on Designer Humans. MIT Technology Review
  10. Feuk., A.R. Carson y S.W. Scherer (2006). – Structural variation in the human genome. Nature Reviews Genetics
  11. Miguel Rivas – El Origen De Los Gigantes de la Biblia – Taringa 2015
  • 26
    Shares
Related Posts

Leave a Comment

Portal de Esditores
mapas antiguos de Canepa y mapa de Piris ReisOjo del Africa o Estructura de Richat en Mauretania Atlantida